viernes, 3 de abril de 2009

En el vapor del agua caliente...


Tus dedos se deslizan por tu piel con esa suavidad especial que sólo el jabón les otorga. Tus senos se endurecen un poco y gimes bajito cuando llevas un dedo a tu sexo y rozas levemente ese clítoris ansioso que te exige caricias más directas.

A medida que el placer se apodera de tí, te deslizas por la pared de la ducha hasta que quedas sentada en el suelo, mientras el agua caliente cae por tu pecho.
Introduces un dedo en tu sexo. Pero esa boca ardiente te pide más. Le das un segundo dedo, y luego, incluso un tercero. te deslizas más por el suelo, ya estás casi acostada.
Los dedos de tus pies se crispan al sentir la proximidad del orgasmo, todo tu cuerpo se tensa para sentir al máximo cuando se desate esa oleada de placer. Ya tus tres dedos casi no se mueven dentro de ti, es el índice de tu mano derecha el que está terminando el trabajo con una danza casi agresiva sobre ese clítoris explosivo que tienes.

5 segundos...

Terminas de deslizarte hasta quedar completamente acostada en el suelo de la regadera.

4 segundos...

Dejas de respirar...

3 segundos...

El agua parece fría en comparación a tu temperatura corporal...

2 segundos...

Comienzas a sentir como se acumula la ola expansiva del orgasmo.

1 segundo...

La ola se desata y toma posesión de tu sexo.
Y de pronto, con una rapidez increíble, la ola llega a tu cerebro.

Gimes.

¡Por fin! Ahora cada una de tus terminaciones nerviosas recibe el impacto, tu espalda se arquea, tus ojos se ponen en blanco y te dejas invadir por las oledas de placer demencial...

Unos segundos después, caes rendida al suelo, tus músculos aún no responden pues tu cerebro sigue muy aturdido como para darles órdenes, pero no te importa.
Te quedas otro rato acostada en el suelo, sientes el agua caliente correr por tu cuerpo, languido y relajado, mientras disfrutas de las sensaciones que te ha dejado tu orgasmo.

Ese orgasmo que huele a jabón de menta y eucalipto...

21 comentarios:

Destructor de mentiras. dijo...

Ahh fino...
fino

saludos.

Kimberly dijo...

Una vez lo hice, pero de pie. La ducha es demasiado pequeña para tumbarse.

Un beso.

Kain dijo...

Interesante

victor Rocco dijo...

Estoy en una etapa renovada de mi vida en donde otra musa a despertado mi existir, ven vívelo conmigo, gracias.

David C. dijo...

excelente.

alma-en-vivo dijo...

ufffffffffff que de sensanciones para sentir.
un besito te dejo

jorge_elias dijo...

eso es estilo!

JuaNMaN dijo...

Muy bueno...
gracias por pasarte seguire vicitando tu blog

salvadorpliego dijo...

Seductores y apasionados tus versos. Un gusto leerte.

Néstor Luis González dijo...

Sentí ese orgasmo, ese orgasmo femenino.

Claire Mandarina dijo...

Estoy de acuerdo con Kimberly, a veces la ducha es demasiado chiquitita para mayor comodidad...

Vanity dijo...

Fabuloso, encontrar un blog explícito y elegante a la vez siempre es una buena noticia.

Te sigo.

abstrakta dijo...

tu blog me conmueve, no se si este post.. el de santiago me conmueve, este me conmociona

genial

Elizabeth Winter dijo...

Es obvio que te voy a seguir también este blog, me enloquece. Tus relatos tienen una pizca de luz mágica y asombrosa.

Jamás dejes de escribir.


Liza W.

Arlekyn dijo...

Wuauuuu... todo un exito mi querida!!!

Alguien decia en un comentario que sintio el orgasmo femenino... estoy deacuerdo con el, io tambien pude atisbar esa sensacion...

Siempre que te leo se detien el tiempo a mi alrededor, por ese motivo te e dejado un premio simbolico en mis gritos cotidianos, creo que te lo mereces, te mereces mas que un premio simbolico.... pero bue!

Un beso maginario desde el exilio...

Nubes de tela dijo...

simplemente, genial.

Adolfo Payés dijo...

Que precioso y sensual tu poema.. me he mojado leyendo tus versos..

Un gusto

Un abrazo
Saludos fraternos

Pescador de Ballenas dijo...

El mejor segundo es en el que nos quedamos sin respiración, y se nos sonríe el cuerpo. Muy erótico.
Un saludo y un canto de ballena. =)

----------* Ginger *----------- dijo...

Realmente es absolutamente preciosa la manera en que es narrado , suceso tan apasionante y satisfactorio de una mujer.Muy sensual,femenino, con lineas vibrantes y ondeadas , y gotas rosando al compas del vientre la piel ... Te sigo . me encantó

Rubén Darío Carrero dijo...

Me pregunto: qué será primero, el sexo o la imaginación?

Quiero responder a toda costa: el sexo!!, pero después de leer cosas como estas, la imaginación puede ser un dedo y hasta más.

Carnación ideal!!!

Ah, la vocación lenta de tus palabras como gotas sexuales por tu cuerpo...genial!

Beso!

Ricardo J. Roman dijo...

Me ha encantado tu espacio. Muy bueno lo que escribiste, casi podía sentir en mi piel cada palabra.